A.F. VALDECASAS

3540 | Laboratorio VALDECASAS

Descripción

Principio Activo: Fólico ácido,
Acción Terapéutica: Antianémicos

Prospecto

Solución

Denominación genérica: Acido Fólico.

Forma farmacéutica y formulación: Cada 100 ml contienen: Ácido Fólico 20.0 mg. Vehículo csp 100 ml. Acido Fólico 40.0 mg. Vehículo csp 100 ml.

Indicaciones terapéuticas: a) La más conocida es la administración en mujeres en edad reproductiva para prevenir alteraciones en la formación y cierre del tubo neural a diferentes niveles (espina bífida, encefalocele, mielomeningocele, anencefalia, labio y paladar hendido). Como la mayor parte de los embarazos no son planeados, se recomienda administrarlo preventivamente a toda mujer en edad fértil. b) Deficiencia de folatos debido a diversas causas: 1. Aporte alimentario deficiente y/o alcoholismo. 2. Aumento en los requerimiento como en el embarazo, lactancia, la primera infancia. 3. Defectos de absorción intestinal: sprue, cortocircuito o síndrome de asa ciega. 4. Uso de anticonvulsivantes o anticonceptivos durante periodos prolongados. 5. Pacientes sometidos a nutrición parenteral total. 6. Pacientes con un estado patológico caracterizado por niveles elevados de renovación celular. 7. Psoriasis. 8. Cuando se presenta un aumento en la concentración de la homocisteína en sangre, mejorando la circulación y disminuyendo las posibilidades de un shock cardiaco. Asimismo, mantiene despejada la red vascular del cerebro, disminuyendo el riesgo de distintas enfermedades (arteriosclerosis, Parkinson). Para varios autores, esta hiperhomocisteinemia es el origen de varios de los padecimientos citados más arriba. c) Estudios clínicos prospectivos han demostrado que la terapéutica con calcio (3 g diarios) y folato disminuyen de manera moderada pero importante el riesgo relativo de una neoplasia colorrectal. d) En los tratamientos con ácido fólico y principalmente en la anemia megaloblástica, se debe estar consciente de que, aunque raro, es posible que se enmascare una carencia de Vitamina B12.

Farmacocinética y farmacodinamia: El ácido fólico es un componente esencial en la dieta del ser humano. Su deficiencia produce una síntesis defectuosa del DNA en toda célula que intenta su replicación cromosómica y división. Dado que los tejidos con mayor índice de renovación celular son los que presentan mayores alteraciones, el sistema hematopoyético resulta especialmente sensible a la deficiencia del ácido fólico. La absorción se produce en el duodeno y en la parte superior del intestino delgado. En las células epiteliales, los poliglutamatos son reducidos a dihidrofolatos y tetrahidrofolatos. Se unen a proteínas plasmáticas o a los análogos no metilados, y son transportados en forma de metiltetrahidrofolato. Los niveles plasmáticos oscilan de 3 a 21 milimicrogramos/ml y reflejan fielmente la ingestión dietética. El folato de los hematíes (normal de 160 a 640 milimicrogramos/ml en sangre total corregido para un hemotócrito de 45%) es un indicador más seguro del estado del folato en los tejidos. Alrededor del 20% del folato ingerido se elimina sin absorber junto con 60 a 90 microgramos no reabsorbidos de la bilis. La ingestión oral y un cicloenterohepático de la vitamina mantienen una provisión constante de metiltetrahidrofolato. El hígado reduce y metila activamente el ácido fólico, lo transporta a la bilis para ser reabsorbido en el intestino y posteriormente llevado a los tejidos (la importancia de este ciclo enterohepático se comprueba por estudios en animales). Luego de su captación por las células mediante un proceso de endocitosis mediada por receptores, el metiltetrahidrofolato actúa como un dador de metilo para la formación de metilcobalamina, también actúa en la conversión de homocisteína en metionina, en la síntesis del timidilato. Un paso limitante en la síntesis del DNA es la fuente del tetrahidrofolato (al ceder el metilo); éste actúa en la conversión de serina en glicina. Actúa como aceptor de un grupo farmimino en la conversión de ácido farmiminoglutámico en ácido glutámico y actúa en la utilización o generación de folato. El folato es almacenado dentro de las células como poliglutamato. El ácido fólico y sus congéneres con compuestos inestables, del 50% al 90% pueden destruirse por ebullición y en enlatados. Clínicamente, el signo más temprano de la deficiencia de ácido fólico es la anemia megaloblástica en la cual el defecto de la síntesis del DNA produce una anormalidad morfológica caractrística en las células precursoras de la médula ósea. Este defecto produce eritrocitos macrocíticos anormales y el paciente desarrolla una anemia grave. Dentro de las primeras 48 horas de iniciada la terapia, la eritropoyesis megaloblástica desaparece y a medida que se va realizando la eritropoyesis, eficienta la concentración plasmática de hierro que se normaliza. El recuento de reticulocitos comienza a elevarse al segundo o tercer día y alcanza un máximo entre el quinto y el séptimo día (lo que refleja el estado proliferativo de la médula). El hematocrito comienza a elevarse durante la segunda semana de terapia. También puede haber infertilidad y alteraciones gastrointestinales como glositis, estomatitis y malaabsorción intestinal. La deficiencia de folatos se ha asociado a los siguientes trastornos: aborto, desprendimiento prematuro de placenta, defectos del tubo neural, neuropatía y alteraciones psiquiátricas.

Contraindicaciones: Hipersensibilidad a los componentes de la fórmula.

Precauciones generales: El ácido fólico puede enmascarar deficiencias de Vitamina B12. En estos casos, aunque raramente, puede ocurrir remisión hematológica mientras el padecimiento neurológico sigue progresando. En una persona con buenas reservas, si la vitamina B12 se dejara de absorber de repente (por ej., Gastrectomía total) se necesitarían de 2 a 4 años para que se manifestara la deficiencia. El ácido fólico se destruye a un pH inferior a 4, por ebullición o enlatado.

Restricciones de uso durante el embarazo y la lactancia: Ninguna de las dosis indicadas; sin embargo, es prudente que su empleo sea supervisado por un médico.

Reacciones secundarias y adversas: Principalmente a dosis superiores a las indicadas (por ejemplo 20 mg al día) puede producir: A) Alteraciones del sueño, excitabilidad, irritabilidad, las cuales normalmente desaparecen al interrumpir el tratamiento. B) Efectos gastrointestinales: náusea, distensión abdominal, mal sabor de boca. C) Reacciones de tipo alérgico, eritema, prurito, urticaria. D) Disminución del efecto del zinc. Antagonistas del ácido fólico: metotrexato, pirimetamina, triamtereno, compuestos de diamicina, trimetoprim, anticonvulsivantes (con posible aumento de convulsiones), cortisona y cloranfenicol.

Interacciones medicamentosas y de otro género: Disminuyen la absorción del ácido fólico: fenitoína, sulfalacina, primidona, barbitúricos, cicloserina y anticonceptivos orales.

Alteraciones en los resultados de pruebas de laboratorio: Las reservas de folato en el organismo son muy limitadas. Niveles séricos de ácido fólico menores a 5 milimicrogramos sugieren el diagnóstico, que se confirma ante el hallazgo de niveles bajos de folato en hematíes (valores normales: 160 a 640 milimicrogramos/ml).

Precauciones en relación con efectos de carcinogénsis, mutagénesis, teratogéneis y sobre la fertilidad: No se han reportado datos comprobados de los efectos sobre ninguno de los puntos anteriores ni sobre la función sexual.

Dosis y vía de administración: Oral. Adultos y niños: 2.5 mg a 5 mg al día. Se debe tomar con los alimentos (para evitar una posible irritación gástrica). Como profiláctico en caso de alguna pequeña carencia en la alimentación se recomiendan 400 mg (0.4 mg) diarios. Se recomienda tomarlo todos los días en hora similar y no doblar la dosis en caso de olvido de una toma. Cada 10 ml de solución contienen 2.0 mg o 4.0 mg de ácido fólico (medida del vaso dosificador). El tratamiento debe ser tan específico como sea posible. Es aconsejable evitar los preparados multivitamínicos a menos que existan buenas razones para sospechar la deficiencia de varias vitaminas, aunque se debe comprobar una posible deficiencia de Vitamina B12 (fundamentalmente en la anemia megaloblástica) y Vitamina C. Es conveniente administrar ácido fólico de forma profiláctica en las siguientes situaciones: a) Niños prematuros (50 mcg/día). b) Mielofibrosis crónica (5 mg en días alternos. c) Estados hemolíticos crónicos (5 mg/día). d) Diálisis por insuficiencia renal (de 1-5 mg después de cada diálisis).

Manifestaciones y manejo de la sobredosificación o ingesta accidental: Por vía oral, no se conocen efectos tóxicos.

Presentación(es): Frasco con 120 y 240 ml de solución oral. Con 20 mg de ácido fólico por 100 mL y vaso dosificador. Frasco con 120 y 240 ml de solución oral. Con 40 mg de ácido fólico por 100 mL y vaso dosificador.

Recomendaciones sobre almacenamiento: Consérvese el frasco bien tapado, a una temperatura no mayor de 30°C, en un lugar fresco y seco.

Leyendas de protección: Literatura exclusiva para médicos, no se deje al alcance de los niños.

Nombre y domicilio del laboratorio: Hecho en México por: Laboratorios Valdecasas, S.A. Av. Insurgentes 4058, Tlalpan, México, D.F. 14000.

Número de registro del medicamento: 002V2000 SSA VI.

Clave de IPPA: 103300C1060088

Tabletas 0.4mg

Denominación genérica: Acido fólico.

Forma farmacéutica y formulación: Acido fólico 0,4 mg. Excipiente cbp 1 tableta.

Indicaciones terapéuticas: a) La más conocida es la administración en mujeres en edad reproductiva para prevenir en el producto alteraciones en la formación y cierre del tubo neural a diferentes niveles (espina bífida, encefalocele, mielomeningocele, anencefalia, labio y paladar hendido). Como la mayor parte de los embarazos no son planeados, se recomienda administrarlo preventivamente a toda mujer en edad fértil. b) Deficiencias de folatos más frecuentes: 1. Aporte alimentario deficiente frecuente en alcohólicos, adolescentes y algunos niños. 2. Aumento en los requerimientos como en el embarazo, lactancia, la primera infancia y neoplasias malignas. 3. Defectos de absorción intestinal: esprúe, corto circuito o síndrome de asa ciega. 4. Uso de anticonvulsivantes o anticonceptivos durante períodos prolongados. 5. Pacientes sometidos a nutrición parenteral total. 6. Pacientes con un estado patológico caracterizado por niveles elevados de renovación celular. 7. Psoriasis. 8. Cuando se presenta un aumento en la concentración de la homocisteína en sangre, mejora la circulación y disminuye las posibilidades de un shock cardíaco; asimismo, mantiene despejada la red vascular del cerebro, disminuyendo el riesgo de distintas enfermedades (arteriosclerosis, Parkinson). Para varios autores, esta hiperhomocisteinemia es el origen de varios de los padecimientos citados más arriba. c) En los tratamientos con ácido fólico y principalmente en la anemia megaloblástica se debe estar consciente de que, aunque raro, es posible que se enmascare una carencia de vitamina B12.

Farmacocinética y farmacodinamia: El ácido fólico es un componente esencial en la dieta del ser humano. Su deficiencia produce una síntesis defectuosa del DNA, en toda célula que intenta su replicación cromosómica y división. Dado que los tejidos con mayor índice de renovación celular son los que presentan mayores alteraciones, el sistema hematopoyético resulta especialmente sensible a la deficiencia de ácido fólico. La absorción se produce en el duodeno y en la parte superior del intestino delgado. En las células epiteliales, los poliglutamatos son reducidos a dihidrofolatos y tetrahidrofolatos; estos se unen a proteínas plasmáticas o a los análogos no metilados y son transportados en forma de metiltetrahidrofolato. Los niveles plasmáticos oscilan de 3 a 21 milimicrogramos/ml y reflejan fielmente la ingestión dietética. El folato de los hematíes (normal 160 a 640 milimicrogramos/ml en sangre total corregido para un hematócrito de 45%) es un indicador más seguro del estado del folato en los tejidos. Alrededor del 20% del folato ingerido se elimina sin absorber junto con 60 a 90 microgramos no reabsorbidos de la bilis. La ingestión oral y un ciclo enterohepático de la vitamina mantienen una provisión constante de metiltetrahidrofolato. El hígado reduce y metila activamente el ácido fólico, lo transporta a la bilis para ser reabsorbido en el intestino y posteriormente llevado a los tejidos (la importancia de este ciclo enterohepático se comprueba por estudios en animales). Luego de su captación por las células mediante un proceso de endocitosis mediada por receptores, el metiltetrahidrofolato actúa como un dador de metilo para la formación de metilcobalamina. También actúa en la conversión de homocisteína en metionina. En la síntesis del timidilato, un paso limitante en la síntesis del DNA. Es fuente del tetrahidrofolato (al ceder el metilo); éste actúa en la conversión de serina en glicina. Actúa como aceptor de un grupo farmimino en la conversión de ácido farmiminoglutámico en ácido glutámico. Actúa en la utilización o generación de folato. El folato es almacenado dentro de las células como poliglutamatos. El ácido fólico y sus congéneres son compuestos inestables, del 50% al 90% pueden destruirse por ebullición y el enlatado. Clínicamente, el signo más temprano de la deficiencia del ácido fólico es la anemia megaloblástica, en la cual el defecto de la síntesis del DNA produce una anormalidad morfológica característica en las células precursoras de la médula ósea. Este defecto produce eritrocitos macrocíticos anormales y el paciente desarrolla una anemia grave. Dentro de las primeras 48 horas de iniciada la terapia, la eritropoyesis megaloblástica desaparece y a medida que se va realizando la eritropoyesis eficienta, la concentración plasmática de hierro que se normaliza. El recuento de reticulocitos comienza a elevarse al segundo o tercer día y alcanza un máximo entre el quinto y el séptimo día (lo que refleja el estado proliferativo de la médula). El hematocrito comienza a elevarse durante la segunda semana de terapia. También puede haber infertilidad y alteraciones gastrointestinales como glositis, estomatitis y mala absorción intestinal. La deficiencia de folatos se ha asociado a los siguientes trastornos: aborto, desprendimiento prematuro de placenta, defectos del tubo neural, neuropatía y alteraciones psiquiátricas.

Contraindicaciones: Hipersensibilidad a los componentes de la fórmula. No se emplee en anemias perniciosas o megaloblásticas producidas por deficiencia de vitamina B12.

Precauciones generales: El ácido fólico puede enmascarar deficiencias de vitamina B12; en estos casos, aunque raramente, puede ocurrir remisión hematológica mientras el padecimiento neurológico sigue progresando. En una persona con buenas reservas, si la vitamina B12 se dejara de absorber de repente (por ej., gastrectomía total) se necesitarían de 2 a 4 años para que se manifestara la deficiencia. El ácido fólico se destruye a un pH inferior a 4.

Restricciones de uso durante el embarazo y la lactancia: Ninguno a las dosis indicadas; sin embargo, es prudente que su empleo sea supervisado por un médico.

Reacciones secundarias y adversas: Principalmente a dosis superiores a las indicadas (por ejemplo 20 mg al día) puede producir: a) alteraciones del sueño, excitabilidad e irritabilidad, los cuales normalmente desaparecen al interrumpir el tratamiento, b) efectos gastrointestinales: náusea, distensión abdominal, mal sabor de boca, c) reacciones de tipo alérgico (eritema, prurito, urticaria), d) disminución del efecto del zinc. Antagonista del ácido fólico: metotrexato, pirimetamina, triamtereno, compuesto de diamicina, trimetoprim, anticonvulsionantes (con posible aumento de convulsiones), cortisona y cloranfenicol.

Interacciones medicamentosas y de otro género: Disminuyen la absorción del ácido fólico: la fenitoína, sulfazalacina, primidona, nicloserina y anticonceptivos orales. Barbitúricos: dificultan la utilización del ácido fólico. Metformina, metotrexato: interfieren en el aprovechamiento del ácido fólico. Enzimas pancreáticas: pacientes que ingieren pancreatina requieren suplementación del ácido fólico.

Alteraciones en los resultados de pruebas de laboratorio: Las reservas de folato en el organismo son muy limitadas. Niveles séricos de ácido fólico menores a 5 milimicrogramos sugieren el diagnóstico, que se confirma ante el hallazgo de niveles bajos de folato en hematíes (valores normales: 160 a 640 milimicrogamos/ml).

Precauciones en relación con efectos de carcinogénesis, mutagénesis, teratogénesis y sobre la fertilidad: No se han reportado datos comprobados de los efectos sobre ninguno de los puntos anteriores ni sobre la función sexual.

Dosis y vía de administración: Se debe tomar con los alimentos (para evitar una posible irritación gástrica). Se recomienda tomarlo todos los días en hora similar, no doblar la dosis en caso de olvido de una toma. Una tableta de 0,4 mg (400 mcg) diaria en caso de no presentar ningún riesgo de tener un producto con alteraciones del tubo neural o defectos cráneo-faciales. En caso de presentar cualquier sospecha de riesgo de lo anterior o de antecedentes de productos con los defectos ya mencionados, se recomienda pasar a dosis mayores. Según algunos estudios hechos en México con población mexicana (véase A. F. Valdecasas 1, 4 y 5 mg), lo más recomendable es la dosis de 5,0 mg diarios cuando exista sospecha de riesgo en el paciente. Administrar tres meses antes del embarazo y seguir hasta terminar el embarazo y, de ser posible, la lactancia. Según la dosis diaria administrada, se disminuye la probabilidad de la presentación de alteraciones del cierre del tubo neural a diferentes niveles. Los trabajos más modernos indican la siguiente proporción aproximada: incremento de 0,4 mg diarios disminuye el riesgo en un 30%. Incremento de 1,0 mg diarios disminuye el riesgo en un 57%. Incremento de 5,0 mg diarios disminuye el riesgo en un 85%. Importante: no se debe interrumpir el tratamiento como mínimo tres meses antes y tres meses después del embarazo. Actúa disminuyendo las alteraciones del cierre del tubo neural en el producto del embarazo. El tratamiento debe ser tan específico como sea posible. Es aconsejable evitar los preparados multivitamínicos, a menos que existan buenas razones para sospechar la deficiencia de varias vitaminas. Se debe comprobar una posible deficiencia de vitamina B12 (fundamentalmente en anemia megaloblástica) y vitamina C. Como dosis preventiva y auxiliar, el PDR (27ª Ed. -2006) recomienda las siguientes dosis según el padecimiento, a criterio del médico: adultos: hiperhomocisteinemia: 0,5 mg a 5,0 mg diarios de ácido fólico. Deficiencia de folato debido a anticonceptivos orales: 2,0 mg diarios. Toxicidad por metotrexato: 5,0 mg a la semana. Padecimiento períodontal: 2,0 mg dos veces al día o administración tópica y enjuagado; 5,0 ml de solución dos veces al día. Prevención de cáncer cervical: 0,8 mg a 1,0 mg diario. Prevención de cáncer colorrectal: 1,0 mg a 5,0 mg diaros. Colitis ulcerativa: 15,0 mg diarios. Vitíligo: 2,0 mg a 10,0 mg diarios. Deficiencia de folato inducida por anticonvulsivos: 15,0 mg diarios. Niños: hiperplasia gingival: 5,0 mg diarios. Hiperhomocisteinemia: 0,5 mg a 5,0 mg diarios. Deficiencia de folato inducido por medicamentos anticonvulsivos: 5,0 mg diarios. Deficiencia de ácido fólico: 1,0 mg diario.

Manifestaciones y manejo de la sobredosificación o ingesta accidental (antídotos): Por vía oral, no se conocen efectos tóxicos. Rarísimamente se pueden presentar eritema, prurito, ictisemia, irritabilidad, excitabilidad, náusea, edema y flatulencia.

Presentación(es): Frasco con 30, 90 o 375 tabletas con 0,4 mg de ácido fólico.

Recomendaciones sobre almacenamiento: Consérvese el frasco bien tapado, a una temperatura no mayor de 30°C.

Leyendas de protección: Literatura exclusiva para médicos. No se deje al alcance de los niños.

Nombre y domicilio del laboratorio: Hecho en México por: Laboratorios Valdecasas, S. A. Av. Insurgentes 4058, Tlalpan, México, D. F. 14000.

Número de registro del medicamento: 045V2000 SSA VI.

Clave de IPPA: CAS/1/OR7PA01/0/20/2009

Tabletas 1mg, 4mg y 5mg

Denominación genérica: Acido Fólico.

Forma farmacéutica y formulación: Tabletas. Acido Fólico 1.0 mg, 4.0 mg y 5.0 mg. Excipiente cbp 1 tableta.

Indicaciones terapéuticas: a) La más conocida es la administración en mujeres en edad reproductiva para prevenir en el producto alteraciones en la formación y cierre del tubo neural a diferentes niveles (espina bífida, encefalocele, mielomeningocele, anencefalia, labio y paladar hendido). Como la mayor parte de los embarazos no son planeados, se recomienda administrarlo preventivamente a toda mujer en edad fértil. b) Deficiencias de folatos debido a diversas causas: 1. Aporte alimentario deficiente y/o alcoholismo. 2. Aumento en los requerimientos: como en el embarazo, lactancia y la primera infancia. 3. Defectos de absorción intestinal: esprúe, corto circuito o síndrome de asa ciega. 4. Uso de anticonvulsivantes o anticonceptivos durante periodos prolongados. 5. Pacientes sometidos a nutrición parenteral total. 6. Pacientes con un estado patológico caracterizado por niveles elevados de renovación celular. 7. Psoriasis 8. Cuando se presenta un aumento en la concentración de la homocisteína en sangre. Para varios autores, esta hiperhomocisteinemia es el origen de varios de los padecimientos citados más arriba. c) En los tratamientos con ácido fólico y principalmente en la anemia megaloblástica se debe estar consciente de que, aunque raro, es posible que se enmascare una carencia de Vitamina B12.

Farmacocinética y farmacodinamia: El ácido fólico es un componente esencial en la dieta del ser humano. Su deficiencia produce una síntesis defectuosa del DNA en toda célula que intenta su replicación cromosómica y división. Dado que los tejidos con mayor índice de renovación celular son los que presentan mayores alteraciones, el sistema hematopoyético resulta especialmente sensible a la deficiencia del ácido fólico. La absorción se produce en el duodeno y en la parte superior del intestino delgado. En las células epiteliales, los poliglutamatos son reducidos a dihidrofolato y tetrahidrofolatos. Se unen a proteínas plasmáticas o a los análogos no metilados, y son transportados en forma de metiltetrahidrofolato. Los niveles plasmáticos oscilan de 3 a 21 milimicrogramos/ml y reflejan fielmente la ingestión dietética. El folato de los hematíes (normal, 160 a 640 milimicrogramos/ml en sangre total corregido para un hematocrito de 45%) es un indicador más seguro del estado de folato en los tejidos. Alrededor del 20% del folato ingerido se elimina sin absorben junto con 60 a 90 microgramos no reabsorbidos de la bilis. La ingestión oral y un ciclo enterohepático de la vitamina mantienen una provisión constante de metiltetrahidrofolato. El hígado reduce y metila activamente el ácido fólico, lo transporta a la bilis para ser reabsorbido en el intestino y posteriormente llevado a los tejidos (la importancia de este ciclo enterohepático se comprueba por estudios en animales). Luego de su captación por las células mediante un proceso de endocitosis medida por receptores, el metiltetrahidrofolato actúa como un dador de metilo para la formación de metilcobalamina. También actúa en la conversión de homocisteína en metionina. En la síntesis del timidilato, un paso limitante en la síntesis del DBA, es fuente del tetrahidrofolato (al ceder el metilo); este actúa en la conversión de serina en glicina. Actúa como aceptor de un grupo farmimino en la conversión de ácido farmiminoglutámico en ácido glutámico. Actúa en la utilización o generación de folato. El folato es almacenado dentro de la células como poliglutamatos. El ácido fólico y sus congéneres son compuestos inestables, del 50% al 90% pueden destruirse por ebullición y enlatado. Clínicamente el signo más temprano de la deficiencia del ácido fólico es la anemia magaloblástica, en la cual el defecto de la síntesis del DNA produce una anormalidad morfológica característica en las células precursoras de la médula ósea. Este defecto produce eritrocitos macrocíticos anormales y el paciente desarrolla una anemia grave. Dentro de las primeras 48 horas de iniciada la terapia, la eritropoyesis megaloblástica desaparece y a medida que se va realizando la eritropoyesis, eficienta la concentración plasmática de hierro que se normaliza. El recuento de reticulocitos comienza a elevarse al segundo o tercer día y alcanza un máximo entre el quinto y el séptimo día (lo que refleja el estado proliferativo de la médula). El hematocrito comienza a elevarse durante la segunda semana de terapia. También puede haber infertilidad y alteraciones gastrointestinales como glositis, estomatitis y mala absorción intestinal. La deficiencia de folatos se ha asociado a los siguientes trastornos: aborto, desprendimiento prematuro de la placenta, defectos del tubo neural, neuropatía y alteraciones psiquiátricas.

Contraindicaciones: Hipersensibilidad a los componentes de la fórmula. No se emplee en anemia preniciosa o anemia megaloblástica producida por deficiencia de Vitamina B12.

Precauciones generales: El ácido fólico puede enmascarar deficiencias de Vitamina B12, en estos casos, aunque raramente, puede ocurrir remisión hematológica mientras el padecimiento neurológico sigue progresando. En una persona con buenas reservas, si la vitamina B12se dejará de absorber de repente (por ej., Gastrectomía total) se necesitarían de 2 a 4 años para que se manifestara la deficiencia. El ácido fólico se destruye a un pH inferior a 4 y por ebullición y enlatado.

Restricciones de uso durante el embarazo y la lactancia: Ninguna a las dosis indicadas; sin embargo, es prudente que su empleo sea supervisado por un médico.

Reacciones secundarias y adversas: Principalmente a dosis superiores a las indicadas (por ejemplo 20 mg al día) puede producir: a) Alteraciones del sueño, excitabilidad, irritabilidad; las cuales normalmente desaparecen al interrumpir el tratamiento. B) Efectos gastrointestinales: náusea, distensión abdominal, mal sabor de boca. C) Racciones de tipo alérgico; eritema, prurito, urticaria. D) Disminución del efecto del zinc. Antagonista del ácido fólico: metotrexato, pirimetamina, triamtereno, compuestos de diamicina, trimetoprim, anticonvulsivantes (con posible aumento de convulsiones).

Interacciones medicamentosas y de otro género: Disminuyen la absorción del ácido fólico: la fenitoína, sulfalacina, primidona, cicloserina, anticonceptivos orales. Barbitúricos: dificultan la utilización del ácido fólico. Metformina y metotrexato: interfieren en el aprovechamiento del ácido fólico. Enzimas pancreáticas: pacientes que ingieren pancreatina, requieren suplementación de ácido fólico. Pirimetamina: disminuye la efectividad de la misma. Colestipol: puede disminuir la biodisponibilidad del folato.

Alteraciones en los resultados de pruebas de laboratorio: Las reservas de folato en el organismo son muy limitadas. Niveles séricos de ácido fólico menores a 5 milimicrogramos sugieren el diagnóstico, que se confirma ante el hallazgo de niveles bajos de folato en hematíes (valores normales: 160 a 640 milimicrogramos/ml).

Precauciones en relación con efectos de carcinogénesis, mutagénesis, teratogénesis y sobre la fertilidad: No se han reportado datos comprobados de los efectos sobre ninguno de los puntos anteriores ni sobre la función sexual.

Dosis y vía de administración: Se debe tomar con los alimentos para evitar una posible irritación gástrica. Se recomienda tomarlo todos los días en hora similar no doblar la dosis en caso de olvido de una toma. Se debe administrar tres meses antes del embarazo y seguir hasta terminar el embarazo y, de ser posible, la lactancia. Según la dosis diaria administrada se disminuye la probabilidad de presentarse alteraciones del cierre del tubo neural a diferentes niveles en el producto. La dosis usual diaria es de 0.4 mg al día, a toda mujer en edad reproductiva para prevenir en el producto alteraciones en la formación del tubo neural. La dosis de 4 mg al día, en mujeres que tengan antecedentes de haber presentado embarazos previos con alteraciones en la formación del tubo neural. Importante: no se debe interrumpir el tratamiento como mínimo tres meses antes y tres meses después de quedar embarazada. Actúa regulando la concentración de homocisteína en el sistema circulatorio, mejorando la circulación y disminuyendo las posibilidades de un shock cardiaco. Asimismo, mantiene despejada la red vascular del cerebro, disminuyendo el riesgo de distintas enfermedades (arteriosclerosis, parkinson). El tratamiento debe ser tan específico como sea posible. Es aconsejable evitar los preparados multivitamínicos, a menos que existan buenas razones para sospechar la deficiencia de varias vitaminas. Se debe combrobar una posible deficiencia de vitamina B12(fundamentalmente en amenia megaloblástica) y vitamina C. Como dosis preventiva y auxiliar se recomienda la siguiente dosis según el padecimiento. Adultos:Hiperhomocisteinemia: 0.5 mg a 5.0 mg diarios de ácido fólico. Deficencia de folato debido a anticonceptivos orales: 2.0 diarios. Deficiencia de folato inducida por anticonvulsivos: 15.0 mg diarios. Niños:Hiperhomocisteinemia: 0.5 mg a 5.0 mg diarios. Deficiencia de folato inducido por medicamentos anticonvulsivos: 5.0 mg diarios. Deficiencia de ácido fólico: 1.0 mg diario.

Manifestaciones y manejo de la sobredosificación o ingesta accidental: Por vía oral, no se conocen efectos tóxicos. Rarísimamente se pueden presentar eritema, prurito, icticemia, irritabilidad, excitabilidad, náusea, edema y flatulencia.

Presentación(es): Frasco con 20 y 50 tabletas con 1.0 mg de ácido fólico cada una. Frasco con 90 tabletas con 4.0 mg de ácido fólico cada una. Frasco con 20, 50, 92 y 375 tabletas con 5.0 mg de ácido fólico cada una.

Recomendaciones sobre almacenamiento: Consérvese el frasco bien tapado, en un lugar fresco y seco y al abrigo de la luz a no más de 30°C.

Leyendas de protección: Literatura exclusiva para médicos. No se deje al alcance de los niños. Su venta requiere receta médica. Este medicamento es de empleo delicado.

Nombre y domicilio del laboratorio: Hecho en México por: Laboratorio Valdecasas S.A. Av. Insurgentes 4058, Tlalpan, México, D.F. 14000.

Número de registro del medicamento: 82231 SSA.

Clave de IPPA: 103300C1060576.

Indicado para el tratamiento de:

Publicidad

iVademecum © 2016 - 2019.

Políticas de Privacidad
Disponible en Google Play